Certificación energética: ¿Me pueden multar?

Etiqueta correspondiente a la certificación energética de una vivienda

La certificación energética es obligatoria desde mediados de 2013. Desde esa fecha, todas las viviendas que se vendan o alquilen deberán tener un certificado energético que determine cómo de eficiente era esa vivienda. En la Ley se establecía además, un sistema de sanciones.

Dos años más tarde estamos empezando a ver las primeras multas por esta causa.

¿Pueden denunciarme si no tengo la certificación energética?

Cualquier persona que vaya a adquirir o a alquilar una casa, puede exigir el certificado y si no lo tiene, puede denunciar a la propiedad. Si la certificación energética se ha realizado pero aún no ha podido registrarse, el propietario puede estar tranquilo.

Además, en el caso de los contratos de alquiler, sólo podrían exigir la certificación energética aquellos inquilinos que fueran a alquilar durante más de cuatro meses.

Diferentes sanciones para diferentes casos

En la ley que se puede consultar en el BOE se diferencian tres niveles de multas distintas:

  • Infracciones leves: entre 300 y 600 euros.
  • Graves, entre 601 euros y 1000 euros
  • Muy graves, entre 1001 y 6000 euros

Se consideran infracciones muy graves falsear la información, que el técnico certificador no reúna los requisitos legales para realizar la certificación o indicar una calificación que no esté respaldada por el certificado correspondiente.

Dentro de las infracciones graves, tenemos no cumplir con la obligación de registrar el certificado energético en el órgano correspondiente de la Comunidad autónoma, no incorporar el certificado en el proyecto de ejecución de un edificio o exhibir una etiqueta distinta a la certificada.

También se considera infracción grave vender o alquilar una vivienda sin que el propietario entregue el certificado de eficiencia energética, al comprador/arrendatario.

Y entre las infracciones leves, encontramos con que no se puede publicar la venta o alquiler de una vivienda sin indicar la calificación energética o no mostrar la etiqueta cuando sea obligatorio. Además, también se trata de infracción leve, el que el certificado energético no incluya la información mínima exigida.

Siguiendo lo anterior, nos encontramos con que la multa por alquilar sin el certificado asciende a 600 euros. Y que la gran mayoría de anuncios que vemos en páginas webs de alquiler y que indican «certificación energética en trámite» pueden acarrear un problema a la larga a sus arrendadores.

Evita un riesgo mayor y ponte en contacto con nosotros para pasar la certificación energética en caso de venta o alquiler de tu vivienda.